El fabricante de muñecas

Autores: 
  • 322
  • 1
Total votes: 5

Una conmovedora historia que nos recordará la importancia de la creatividad y del amor en tiempos de dolor y guerra.

En la tierra de las muñecas existe la magia.

En la tierra de los humanos existe la guerra.

En ambos sitios existe el dolor.

Pero cuando se unen, existe la esperanza.

Karolina es una muñeca que vive en la Tierra de las Muñecas. Pero cuando el rey y la reina de su país son derrocados, Karolina será enviada a la ciudad humana de Cracovia, en Polonia, donde se encontrará reencarnada en una nueva muñeca de la tienda de juguetes propiedad de un veterano de la Primera Guerra Mundial, conocido como "El fabricante de muñecas", un hombre con un poder inusual y un pasado marcado.

La sonrisa y valentía de Karolina llevarán al fabricante a tramar amistad con un violinista judío y su hija. Pero su felicidad se ve truncada cuando los soldados nazis invaden Cracovia. Karolina y el fabricante se darán cuenta rápidamente de que sus amigos judíos están en grave peligro, y están decididos a salvarles por encima de todo, sin importar lo que pueda suceder.

Una novela que mezcla los cuentos de hadas, el folklore y la historia. El fabricante de muñecas nos recuerda la importancia de la creatividad y del amor en tiempos de dolor y guerra.

Dossier de Prensa

 R.M. Romero ha escrito una de las fábulas más hermosas de cuantas se hayan publicado en los últimos años. El Fabricante de Muñecas es una extraordinaria alegoría sobre una de las épocas más oscuras de la historia europea: la II Guerra Mundial. Sin embargo, en manos de R.M. Romero, la ocupación de Polonia y el exterminio judío se convierten en un cuento que llega al corazón –y al alma- de los lectores con tanta fuerza como pudo hacerlo ‘La vida es bella’ de Roberto Benigni (1997) o, en otro orden histórico, ‘El laberinto del fauno’ de Guillermo del Toro (2006). 

Alimentándose de toda la tradición literaria sobre el tema de la construcción de vida a partir de elementos inanimados –‘Las aventuras de Pinocho’, ‘Frankenstein o el moderno Prometeo’, ‘Las aventuras de Sinbad el Marino’, el Golem de la mitología judía o incluso las criaturas mágicas de las que habló E.T.A. Hoffman-, y concibiendo la Historia como algo que se puede explicar con la sencillez de Art Spiegelmann y la magia de Neil Gaiman, R.M. Romero se atreve a contarnos las andanzas de una muñeca (Karolina) que, por razones desconocidas, abandona la Tierra de las Muñecas donde vive –y que ha sido invadida por las ratas del reino vecino- y aparece en el mundo de los seres humanos. En concreto, se reencarna en una muñeca tallada por un hombre, Cyryl Brzezick, que regenta una tienda de juguetes en la Cracovia de 1939. 

Cyryl Brzezick no sabe cómo ha dotado de vida a la muñeca que acaba de tallar en madera –y a la que ha proporcionado un corazón de cristal-, y mientras asume que un mago habita en su interior, muestra a su criatura la realidad en la que acaba de nacer. Juntos se enfrentarán a uno de los momentos más complicados de la historia polaca –la invasión nazi y el exterminio judío- y juntos tratarán de ayudar a unos 

amigos (el músico Jozef y la pequeña Rena) que han sido encerrados en el gueto. De este modo, R.M. Romero convierte esta novela no sólo en un alegato a la magia, sino también a la amistad. 

‘A Karolina le costaba recordar que Cracovia hubiera sido un lugar agradable antes de que la luminosa ciudad se hubiera visto asolada por la guerra y el dolor. Pero luego recordó que la Tierra de las Muñecas era su hogar, a pesar del horror que habían traído consigo las ratas’. 

El Fabricante de Muñecas tardará algún tiempo en asumir que es un mago y ni siquiera creerá en sí mismo cuando resucite a Mysz, el ratoncito que un niño alemán pisoteó y que ahora, tras pasar por las manos de Cyryl, resucita convertido en juguete. 

‘El pelo gris de Mysz se había convertido en terciopelo gris que hacía ondas por todo su cuerpo. Sus ojos eran dos botones negros que brillaban de alegría, y sus bigotes se habían transformad en cordoncitos blancos que oscilaban arriba y abajo al moverse’. 

El Fabricante de Muñecas sólo asumirá su poder cuando conozca a un mago maligno con el que tendrá que medir sus fuerzas. Ese individuo es un oficial de las SS que no sólo vive en la oscuridad, sino que aplica todo el racismo de Hitler a la hora de poner en práctica su poder: ‘La magia no debe desperdiciarse en gente inferior como los polacos (…). Y mucho menos en los judíos’. 

‘El Fabricante de Muñecas’ es un túnel que atraviesa todos los niveles de fantasía existentes en el alma de los lectores. Además de crear un mundo en el que los juguetes cobran vida, la autora devuelve a la vida a todos los seres de la mitología y el folklore polacos, haciendo que esos personajes del pasado renazcan ante los ojos del espectador: el príncipe Kraus (fundador de Cracovia), el poeta Adam Mickiewicz, las ‘lakanicas’ (espíritus buenos que devuelven al camino a las personas perdidas), Jurai Jánosk (el Robin Hood de los polacos), la Dama del Invierno… y así una larga lista de personajes mitológicos que, en manos de Romero, convierten la II Guerra Mundial en un acontecimiento tan profundo como místico. En definitiva, una novela llamada a convertirse en un cuento clásico. 

LA TIERRA DE LAS MUÑECAS: 

Karolina es una muñeca que trabaja como costurera en una minúscula casita de galleta situada junto a un arroyo. Allí recibe a sus clientes, a quienes ‘cosía deseos a cada prensa de ropa con su aguja e hilo. Cada deseo era una esperanza incumplida, un cuento a medio tejer que necesitaba un final. Pero Karolina no podía conceder los deseos que le susurraban; su magia no llegaba a eso’. 

‘La Tierra de las Muñecas era un gran reino que se extendía a lo largo de kilómetros y más kilómetros en todas direcciones. Al este estaba el mar, y al oeste unas montañas de cristal surgían de la tierra y se elevaban hacia el sol. En los tiempos en que gobernaban el sabio rey y su reina, el cielo siempre lucía el azul del verano, la luz de la luna era pura como la plata y nadie envejecía ni se demacraba’. 

Pero, en la Tierra de las Muñecas, no todo el mundo es tan feliz como Karolina. También viven allí muñecas tristes que añoran a sus dueños, esos niños que un día crecieron y que las olvidaron, enviando sus almas a esa Tierra de las Muñecas donde ellas aguardan el día en que habrán de reencontrarse con las personas junto a quienes crecieron. 

Pero la tristeza de los habitantes de ese extraño mundo no se ciñe única y exclusivamente a la melancolía. También hay motivos para el miedo: los habitantes del reino vecino, unas ratas creadas por un brujo, han invadido la Tierra de las Muñecas y han esclavizado a los nativos. 

‘Una vez reunidas todas las muñecas, desde las bailarinas de papel a los soldados de madera o las rollizas niñas de porcelana, el Rey de las Ratas apareció en el balcón que debían ocupar el rey y la reina. La presencia del señor de la ratas era como una burla a los grandes monarcas’. 

La Tierra de las Muñecas es, en definitiva, la traslación fantástica de aquella Polonia que un día se vio invadida por los nazis. 

‘Al igual que a muchas otras muñecas, las ratas pusieron a Karolina a trabajar. La encerraron tras los muros de piedras de un horrible edificio que habían construido. Y día tras día cosía para ellas, ante la atenta mirada de un guardia’. 

EL FABRICANTE DE MUÑECAS 

Cyryl Brzezick es un polaco de ascendencia alemana que regenta una juguetería en Cracovia. Perdió una pierna en la I Guerra Mundial –luchando en el mismo bando que los alemanes- y no quiere volver a saber nada sobre la guerra. Sin embargo, los acontecimientos de la II Guerra Mundial se precipitarán sobre su vida, obligándole a tomar partido de nuevo en una situación sangrienta. 

‘Había una fila tras otra de caballos-balancines con guirnaldas de margaritas y hojas de otoño pintadas en los costados. Había llamativos animales de formas y tamaños diferentes en los estantes, hechos de trapo, con su boquita sonriente. Y lo mejor de todo era que había muñecas por todas partes. Ninguna tenía magulladuras en el rostro ni las piernas o los brazos chamuscados por el fuego. Todas parecían estar en paz, dispuestas a querer y a ser queridas. Estaban seguras’. 

El Fabricante de Muñecas es un mago. Pero todavía no lo sabe. Aunque ha devuelto a la vida a Karolina, se niega a creer que tenga poderes extraordinarios. Sólo los hechos le obligarán a aceptar la realidad. 

LA AUTORA: 

RM Romero es una escritora cubanoamericana que actualmente residen en Colorado junto a su familia y a una colección de animales salvajes. Estudió escritura creativa en la Universidad de Maine y, mientras escribe sus cuentos y novelas, trabaja en un hotel embrujado. 

Más información en RMRomero.com 

LA CRÍTICA HA DICHO… 

-‘Es una novela realmente hermosa, con una escritura de gran calidad (…). Una obra para lectores de corazón abierto, mente clara y amor por la literatura’. Book Bag. 

‘La extraordinaria historia de RM Romero podría convertirse en un clásico infantil del futuro (…). Esta novela con la que debuta tendrá un impacto duradero en todos aquellos que la lean’.BookTrust. 

‘Un debut extraordinariamente fabuloso’.The Irish Times

-‘Una bella historia sobre el poder de la amistad y de la magia, incluso en los momentos más oscuros’. 

The Week Junior 

‘Un libro sublime y atemporal’. Joanne Owen, LoveReading, 

Comentarios

Autor

Reseña

Reseña por:

peperguez

Tratar con ternura y con delicadeza un tema tan delicado como la ocupación nazi de Polonia no es nada fácil. Menos aún darle un formato cercano al cuento y la fábula para que consigue tratan con mucho respeto algo que nadie debería olvidar. Sin embargo eso es lo que consigue El fabricante de muñecas: Novelar la ocupación de Cracovia desde la perspectiva de una muñeca recién llegada de la tierra en la que vivía tiempo atrás justo cuando los nazis se adentran en la ciudad.

Karolina es el nombre de la muñeca que vive una existencia amable en la Tierra de las Muñecas ejerciendo de costurera. Su mundo de fantasía se ve amenazado...

Otros libros

¿Dónde quieres guardar este libro?