Resena

La estética del Renacimiento

Patricia Castelli

Resumen

En los dos siglos y medio en los que, más o menos y siempre convencionalmente, se ha establecido la duración del Renacimiento en Italia, se acaban en cualquier caso fijando los nuevos caracteres que determinan ese aspecto y esa forma que fueron característicos de los siglos posteriores y que, ampliándose por encima de sus l ímites,...

29 de Julio de 2011

No ha sido en vano, sospecho, la elección de un párrafo de Bracciolini para encuadrar el criterio que había de sustentar el período cultura: al que aquí se laude: “si cada uno de nosotros acaba contentándose con lo necesario, dejarán de edificarse templos y pórticos; desaparecerán todas las artes: tanto nuestra vida como la cosa pública se verán trastornadas”. LEER MÁSSi este preámbulo lo ponemos en relación con la atribución a los siglos XV y XVI como el período de la curiosidad, de los descubrimientos, la deducción parece obvia. Es así que la autora, en este texto muy claro en cuanto a la estructuración didáctica y a los presupuestos históricos que sostienen el período -el Renacimiento italiano, aproximadamente desde los tiempos de Petrarca en el Capitolio hasta la muerte de Giordano Bruno en el Campo dei Fiori- lo basa en un fundamento preciso: las diferentes relaciones y orientaciones de los pensadores; el hecho de haber individualizado un programa estético más o menos homogéneo que favoreció no sólo el gusto por lo antiguo y la superación de ese modelo y las categorías relacionadas con él, sino también la evolución y triunfo de formas literarias y artísticas, a veces muy diferentes entre sí, pero siempre inspiradas en las mismas categorías. Tal vez el final devino con la proclamación casi divina de Caravaggio. Pero para ahí Italia ya es un museo.

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?