Resena

En tierra de Nadie

Olalla García

Resumen

A pesar de tener un trabajo mal remunerado, un viejo apartamento sin ascensor y una relación de pareja que su familia no aprueba, Adela es feliz. Y también es libre para perseguir su sueño: convertirse en escritora. De pronto todo empieza a cambiar. El mundo en el que vive se va desintegrando día a día de forma angustiosa, sin que...

14 de Febrero de 2016

Olalla García sorprende en esta ocasión cambiando de tercio: tenía acostumbrados a sus lectores a novelas de cariz histórico, muy bien ambientadas y con tramas atractivas e interesantes. Ha demostrado largamente su buen hacer literario y quizás para demostrarse a sí misma que no sólo puede escribir buena novela histórica sino que puede hacer bien otras cosas en el campo literario de la ficción, se ha presentado al público con este texto de difícil clasificación: a caballo entre el thriller, la novela psicológica, la novela fantástica…o quizás una mezcla de todos ellos.
Hay en sus páginas una referencia a Homero, concretamente al episodio de la Odisea en que el ingenioso Ulises engaña al cíclope Polifemo, diciéndole que su nombre es Nadie. Pues bien, un equivalente de ese Nadie es la protagonista de la novela. Nadie es una ficción, pero una ficción basada en una persona real, viviente y doliente, una joven que, sumergida en sus sueños o más bien en sus pesadillas,  acaba por perder tierra bajo sus pies, esa tierra de nadie que va a ser su territorio.

La novela recrea un ambiente muy contemporáneo: el mundo de las editoriales, de los best sellers, de las estellas literarias de lujo, de la ficción que se crea alrededor de ellas, así como el mundo de los videojuegos, de su consumo y de su creación. Todo un montaje empresarial al más alto nivel que acaba en las pantallas domésticas con niños, jóvenes (y no tan jóvenes) apretando enloquecidamente unos botones con los ojos clavados en las imágenes en movimiento, imágenes de un mundo de ficción pero que por unos momentos, o por unas horas, hacen creíble su trama como si fuera real. Ojo: pero todo eso es el escenario, el ambiente, el marco. La verdadera historia va por dentro, y no sabemos bien  -hay que leer hasta el final y les garantizo que leerán- si Adela Soriana es quien cree ser, si  su amiga Tris/Patricia llega o se va, si su pareja Francisco es Fran o es Cisco, si Ana I. Rosaleda es una gran escritora o una gran ficción; tampoco sabemos dónde ha ido a parar la iguana del pasillo, los pósters de las paredes y las continuas sorpresas que la protagonista ( y el lector) van llevándose.
Las últimas generaciones de videojuegos cautivan al jugador de tal modo que se implica hasta el punto de poder elegir diferentes soluciones  a los embrollos en los que se ve  metido, con lo que se salta las rigideces de los antiguos juegos en los que, o seguías las normas o game over!  Actualmente los juegos pueden alargarse mucho, a veces es imprevisible lo que va a pasar, porque el jugador impone o cambia las normas a su gusto, introduce o elimina personajes, les camba la forma, en fin, el jugador se siente creador, un deus ex machina que mueve los hilos de sus personajes a su antojo. Algo así pasa en esta novela. Pero, llegado un punto…las marionetas pueden cortar sus hilos y la historia convertirse en un laberinto.

A medio camino entre películas como  The Game y La red, o incluso Twin Peaks en las que lo inverosímil invade lo cotidiano y el personaje vive en una continua pesadilla de la que no ve la salida, el lector se sumerge en una acción trepidante, continua, donde los parámetros van cambiando y las referencias se pierden. No hay donde agarrarse y Nadie es responsable de la angustia generada, una angustia indecible dentro de la aparente normalidad: como en las películas de David Lynch,  todo parece de lo más aburrido y cotidiano, y de pronto…empiezan a suceder cosas que no lo son. Síntomas de algo más profundo que habita en el interior del alma humana, que elimina sus referencias y seguridades, las amarras a este mundo real, la tierra que pisamos. Y cuando fallan las referencias…todo es posible. Nuestro mundo se hunde, se dispersa y nos damos cuenta de que no somos Nadie…¿o quizás sí? Ese es el problema principal.
Imposible contar más: han de leerla. Es una novela totalmente contemporánea, que se devora de un tirón, y que recomendamos no leer por la noche a los posibles insomnes o a aquellos susceptibles de sufrir pesadillas.  Y a los que suelen escuchar ruidos por el pasillo o arañazos en la puerta a altas horas de la noche, mejor abstenerse.

Olalla García (Madrid, 1973). Durante su infancia vivió además en Castellón, Alcázar de San Juan y Cartagena, antes de que su familia se instalara en Alcalá de Henares. Tras terminar sus estudios de Historia ha vivido en Nottingham, Bolonia, París, Rávena, Estrasburgo y Dresde. Cada lugar le ha dejado su propia marca, la ha ayudado a atesorar vivencias, a descubrir más sobre la alteridad y sobre sí misma, y a confrontar experiencias. En tierra de nadie es su quinto libro.

RESEÑADO POR FUENSANTA NIÑIROLA

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?