Resena

Reseña

Cerveza en el Club de Snooker

Waguih Ghali

Por Daniel Vega
  • 11
  • 0

Cerveza en el Club de Snooker

Waguih Ghali

Resumen

Detrás de la barra del club de snooker en El Cairo cuelgan dos jarras con los nombres grabados de Ram y Font. Durante sus años en Londres, los dos amigos bebieron mucha cerveza Bass de ellas; pero en el Egipto de Nasser no hay Bass, por lo que se contentan con una mezcla de cerveza, whisky y vodka cuyo sabor se aproxima al de aquella....

28 de Diciembre de 2012

Son contadas las ocasiones que tenemos de leer y descubrir a algún autor egipcio, y  mucho menos que afronte con tanta transparencia, valentía e inspiración el retrato de una generación de jóvenes occidentalizados en un país convulso por su propia idiosincrasia y por el momento político en que se sitúa la trama, pocos años después de la guerra del Sinaí por el control del canal de Suez en 1956. Se trata de un relato en primera persona de Ram, un joven egipcio educado como un chico de clase alta pero que en realidad pertenece a la clase media depauperada. Esta es su primera contradicción, pero no menos importante es la del egipcio occidentalizado. Su paso por Londres opera en él un cambio que acaba con parte de su carácter, pero sobre todo de su manera de ver el mundo. “El problema que tenemos nosotros (…) es que somos ingleses hasta la náusea. No tenemos cultura propia.”, afirma Font en un momento de la novela. Cuando uno lee un poco la biografía del autor se da cuenta de que ésta, su única novela, es una autobiografía novelada de sus propias experiencias. Waguih Ghali (1930-1969), vivió exiliado en Londres hasta su muerte y en su vida encontramos numerosos paralelismos con la de Ram: huérfano de padre, una educación selecta gracias a familiares generosos, militancia comunista y exilio occidental La novela transcurre en Egipto tiempo después del viaje que Ram y su inseparable amigo Font realizan a Londres, un viaje que les cambia para siempre. En ese momento Ram reflexiona sobre Egipto, sobre la occidentalización, sobre la literatura, el amor y la política. Y lo hace a través de su propia historia, la de un egipcio educado como si perteneciese a una élite a la que realmente, por posición económica, es ajeno. Esa especie de desclasamiento le empuja a sobrevivir en clubs como el de snooker (juego de billar) a base de sus pudientes amistades. Desde ese punto de vista a caballo entre el privilegio y la conciencia de clase, Ram se convierte en un personaje fronterizo cuyas iniciativas políticas, sociales y amorosas son genuinas e interesantes. Uno de los rasgos que más fascinan de Ram es su sinceridad cruda, aparentemente revestida de cinismo, pero que en el fondo no es más que eso, sinceridad descarnada. Recuerda a los antihéroes de las novelas policíacas, siempre políticamente incorrectos, aparentemente mordaces y escandalosamente sinceros. El libro también es la crónica de un momento, principio de los años 60 donde la huella de la II Guerra Mundial y la desastrosa descolonización son de una influencia feroz en oriente próximo. Un incentivo más para leer la novela es contemplar esta especie de retrato retrospectivo que quizás contribuya a entender el convulso Egipto de hoy. Por su temática, la historia me ha recordado mucho a otra magnífica novela autobiográfica, mucho más reciente, de Darina al-Joundi, “El día que Nina Simone dejó de cantar” (http://www.elplacerdelalectura.com/2010/05/el-dia-que-nina-simone-dejo-d...), en la que la autora, educada en valores occidentales, relataba su periplo vital en el Líbano. Quizás esta obra de Waguih Ghali sea un antecedente y referente para autores orientales que sufren en sus carnes la contradicción de vivir en sociedades que a veces chocan frontalmente con los valores occidentales en que han sido educados. Pero consideraciones históricas y políticas aparte, “Cerveza en el Club de Snooker” es un retrato humano intenso de un personaje que según avanza la novela se va haciendo cada vez más cercano al lector por sus tribulaciones creíbles y en muchos sentidos, universales. La empatía hacía Ram, quizás inducida por cierta bonhomía que el autor imprime a su alter ego, crece en cada página hasta provocar que lleguemos a  considerarle un amigo en crisis permanente, cuya sinceridad brutal sólo es proporcional a su sentido de la amistad y a su capacidad de amar

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?