Resena

Reseña

Cartas a Poseidón

Cees Nooteboom

  • 3
  • 0

Cartas a Poseidón

Cees Nooteboom

Resumen

¿Está el inmortal Poseidón de veras interesado en el género humano? ¿Sigue el señor de los mares todavía nuestras vidas? Estas cuestiones suscitan la curiosidad de Cees Nooteboom: le escribe cartas al dios del tridente y cada otoño, cuando abandona la isla en la que veranea, le ruega poder regresar al año siguiente. En estas cartas...

30 de Abril de 2013

El mosaico que supone "Cartas a Poseidón" de Cees Nooteboom es tan atractivo y magnético que al lector le costará soltarlo para dedicarse a otros menesteres.

Basta una tarde intempestiva de domingo para acercarse a esta obra y convertirla en una tarde productiva, jugosa y nutritiva desde los más interesantes puntos vista. Eruditos, entretenidos, comprometidos e incluso espirituales, los cercanos a cien textos de la nueva publicación de Siruela dan alimento para el intelecto, el corazón, el humor y como no, para la crítica social. Desde el principio el autor holandés señala una de sus deudas, los Diarios de Márai. Las cuatro estaciones de Márai después de haber disfrutado del sabor agridulce de sus últimos diarios. Mientras medita en qué diablos pintaba el húngaro en San Diego cuando disparo su revólver elige un restaurante y en la servilleta que le entregan aparece el nombre de Poseidón. En ese mismo instante decide que su próxima obra serán unas cartas al dios griego, breves textos que versen sobre su vida y las cosas que ve, oye y piensa. Algo muy del estilo de los diarios de Márai.

Era Paco Rabal quien decía que la edad le daba la oportunidad de decir lo que le venía en gana sin que nadie se lo demandara. Con su edad, su currículo y su sabiduría a Nooteboom le sucede algo semejante. Y es eso precisamente, el escribir y opinar sin cortapisas de ningún tipo lo que da grandeza a esta obra. Está llena de datos interesantes, anécdotas impagables, viajes deliciosos, cultura clásica a raudales y detalles inverosímiles, pero es en las opiniones personales donde destaca. Su punto de vista sobre política, religión, ciencia, sociedad y cultura transforman un texto aséptico con tendencia a lo mordaz en una obra con gancho para el lector culto, librepensador y no hipotecado por nada.

Un texto que se debe leer con la misma libertad y amplitud de miras con las que se ha escrito. “Voy dejando mis cartas en la playa, sobre una roca que hay junto al mar, con las esperanza de que tú las encuentres”, le dice a Poseidón “te escribiré sobre cosas que leo, veo y pienso. Historias que imagino, que me vienen a la memoria, que me sorprenden. Noticias del mundo. Si he decidido escribirte es por que pienso que aún te interese conocer algo de mundo”. Hagamos nuestras estas últimas palabras, si áun nos interesa conocer algo del mundo leamos Cartas a Poseidón

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?