Recomendado

Recomendado

La ley del menor

Ian McEwan

  • 151

La ley del menor

Ian McEwan

Resumen

Acostumbrada a evaluar las vidas de los demás en sus encrucijadas más complejas, Fiona Maye se encuentra de golpe con que su propia existencia no arroja el saldo que desearía: su irreprochable trayectoria como jueza del Tribunal Superior especializada en derecho de familia ha ido arrinconando la idea de formar una propia, y su marido,...

12 de Octubre de 2015

Ian McEwan (GB, 1948) es uno de los escritores británicos más destacados de su generación, la de los ochenta, en la que podemos resaltar también a Amis, Rushdie o Barnes. Quizá fue el último de ellos en alcanzar la popularidad, pero una vez obtenida no sólo no la ha perdido sino que ha seguido convenciendo poco a poco a más lectores dentro y fuera de Reino Unido. Por ejemplo, Expiación consiguió vender más de dos millones de copias y su versión cinematográfica fue todo un éxito. A nivel local resaltaremos que Chesil Beach fue declarado Mejor Libro del año por Babelia en 2009. Solar, publicada en 2011, supuso un cambio de registro importante, pasó del amor y el sexo en Chesil Beach a tratar la crisis energética mundial con mucho humor.

Ahora con La ley del menor vuelve a girar hasta casi convertirla en un reportaje periodístico de actualidad. Alcanza el registro de novela por la implicación personal de su protagonista, la jueza Fiona Maye. Miembro del Tribunal Superior, especialista en asuntos de familia, cree que tiene su vida personal y profesional estabilizada. Sin embargo Jack, su marido, la despierta de su ensueño. Con sesenta años cree que todavía le queda una última oportunidad de tener una relación apasionada, y si Fiona se niega se irá con una estadística treinta años menor.
En este debate se encuentra mientras McEwan trata varios casos presentes y pasados para ponernos en contexto: La separación de dos siameses que causará la muerte segura a uno de ellos cuenta con la oposición de sus padres católicos fervientes. Ella tendrá que tomar una decisión al respecto que le dejará imágenes de por vida. Su caso actual también se relaciona con la religión: un matrimonio judío decide divorciarse y la jueza debe decidir qué educación se debe dar a sus dos hijas menores, una sumamente ortodoxa promovida por el padre u otra más abierta formulada por su progenitora.

Con estos casos McEwan refuerza la fe en los tribunales de familia que aportan soluciones razonables a situaciones sin salida. Nos transmite la idea optimista de que son un indicador importante del progreso de la civilización porque hacen prevalecer en las leyes las necesidades de los niños sobre las de sus padres.

Con Fiona herida por el rayo de la inminente separación  de su marido llega un nuevo caso. Un joven testigo de Jehová al que le faltan tres meses para ser mayor de edad se niega a transfundirse sangre para salvarse de una grave leucemia. Ella deberá decidir qué hacer, si seguir las recomendación del hospital o el derecho de cada paciente a elegir tratamiento.

McEwan muy bien documentado expone el caso con total imparcialidad. Fiona tendrá que tomar una decisión entre dos malas opciones. Sin embargo esa decisión tendrá consecuencias para todos los implicados que pondrán en tela de juicio su acierto.

Una obra sencilla pero con un profundo contenido en la que trata con mucho respeto la fe de unos y otros y presenta las complicadas tesituras que tienen los jueces al tratar asuntos así. Al incluir la vida personal de la jueza gana en cercanía y vitalidad.

Lo recomendamos por saber novelar una cuestión actual en la que cada lector tendrá una opinión diferente.

 

Comentarios

¿Dónde quieres guardar este libro?