El hombre que perseguía al tiempo de Diane Setterfield

El hombre que perseguía al tiempo

El hombre que perseguía al tiempo (ed. Lumen, 2013) es la nueva novela de Diane Setterfield, autora de El cuento número trece. Con un ritmo calmado, un estilo preciso y cautivador, nos va envolviendo con una trama de misterio y secretos, una fábula sobre la ambición y la inevitable presencia muerte que evoca a las obras de Dickens.

El protagonista de la novela es William Bellman, quién a punto de morir recuerda un episodio de su infancia, aparentemente intrascendente, pero que marcó toda su vida. Poco después de cumplir los 10 años, Will se ganó la admiración de sus tres amigos al conseguir derribar con su tirachinas un grajo que parecía inalcanzable. Se sentirá orgulloso por su hazaña a la vez que inquieto por una extraña sensación que se despierta en su conciencia, pero que rápidamente se esfuerza por olvidar, naciendo así una constante que le acompañará el resto de su vida.

Los recuerdos de Will le llevan a tiempo después, con 17 años, convertido en un joven atractivo, jugador y mujeriego. Su tío Paul le toma bajo su protección y le ofrece trabajo en su fábrica de tejidos. Allí descubriremos la faceta brillante y trabajadora de Will, un joven con un entusiasmo sin límites y con gran facilidad para meterse en problemas y también para salir de ellos. Su cerebro funciona como una máquina perfectamente engrasada con capacidad para solucionar cualquier tipo de problema, por lo menos es lo que él cree…

Poco a poco iremos conociendo las circunstancias y secretos de la familia de Will, mientras este vive sumido en una espiral de éxito, con un espíritu activo, ambicioso y lleno de vida. Creyéndose inmune a las desgracias y los problemas que atormentaban a los que le rodeaban, un extraño personaje se cruzará en su camino, al mismo tiempo que la sombra amenazante de la muerte y del inexorable paso del tiempo se cierne sobre su vida.

A partir de aquí iremos descubriendo cómo los fantasmas del pasado de Will vuelven para pedirle cuentas a pesar de sus esfuerzos por enterrarlos, además de demostrarle que hay cosas contra las que resulta imposible luchar. Esta es la base argumental de una novela en la que la autora consigue engancharnos desde el principio con una prosa que se saborea página a página y una atmósfera de misterio que se va apoderando de la historia.

No hay grandes giros argumentales, ni un ritmo frenético, la narrativa de Setterfield nos seduce de forma sutil, sin aspavientos, pero logrando que nos sumerjamos en la lectura, cautivándonos de principio a fin con un puzle narrativo cuyas piezas van encajando de forma pausada hasta componer un acertado cuadro final.

 

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

nubico-portada

Escrito por Diane Setterfield

Diane Setterfield

Diane Setterfield llevaba una vida tranquila en Harrogate, una pequeña ciudad inglesa. Su trabajo consistía en dar clases de literatura francesa en la universidad y su pasión era, y sigue siendo, la lectura.
Hace diez años, empezó a redactar las primeras líneas de lo que sería El cuento número trece, y solo después de mucho trabajo se atrevió a mostrarla a un agente literario, que en seguida supo apreciar las cualidades de esta novela excepcional. Desde entonces la vida de la autora ha cambiado porque el éxito internacional de El cuento número trece (Lumen, 2007) la obligó a viajar, aunque nunca olvidaba llevar consigo un buen libro para leer y una libreta para ir escribiendo la que sería su próxima novela.
Ahora aparece por fin El hombre que perseguía al tiempo, una hermosa historia que ya ha cautivado a los lectores en Inglaterra y Estados Unidos. Diane Setterfield es hoy una de las autoras más reconocidas del panorama internacional, vive actualmente en Oxford, pero sigue llevando consigo un buen libro y una libreta.

Ficha técnica

LUMEN

Páginas: 432 PVP: 20,90€

Traductor RUBEN MARTIN GIRALDEZ

William acababa de cumplir diez años cuando consiguió la admiración de todos sus amigos: su ojo experto apuntó a un grajo que descansaba en un árbol lejano y, tras un instante de concentración, el tirachinas dio en el blanco. Nada grave, en apariencia; solo una chiquillada, pero desde entonces su vida cambió y William se propuso olvidar el pasado, trabajando duro para adelantarse al tiempo y a sus leyes.
Los años fueron pasando, y un hombre vestido de negro empezó a rondar a William en las circunstancias más trágicas. Nació así una extraña unión entre los dos caballeros, y se inauguró en Londres una tienda espléndida, donde se exponían las telas y los complementos adecuados para el duelo de los difuntos. El negocio fue un éxito, y William durante un tiempo pensó que su apuesta por el olvido era acertada, pero llegó un día en que un grajo muy negro surcó el techo acristalado del almacén y de golpe el pasado volvió, cargado de secretos y dispuesto a tomarse su venganza…
La famosa autora de El cuento número trece nos sorprende ahora con una hermosa historia donde el misterio y el recuerdo van de la mano.

Ningún comentario por ahora

Comentar

Mensaje


Hit Counter provided by short sale specialist