Quédate con nosotros, Señor, porque atardece de Álvaro Pombo

quedate-con-nosotros-senor-porque-atardece_9788423346561

No es la primera vez que nos encontramos, en la obra de Álvaro Pombo, con el versículo del Evangelio de Lucas que da título a su última novela. Estaba claramente enunciado en su Premio Planeta ‘La fortuna de Matilde Turpin’, y parcialmente escondido entre las páginas de su primera incursión en la narrativa, ‘Relatos sobre la falta de sustancia’, texto publicado en 1977, el año de su regreso a España desde Londres. En este se altera el imperativo original “Quédate” por el más humilde “Ten misericordia”, porque la invocación la realiza un sacerdote enfrentado a sus culpables inclinaciones. Ahora, las tinieblas que presagia el título son las que rodean la pérdida de la fe, pero también las que se adivinan desde el declinar vespertino de nuestras vidas.

Es el suicido del hermano Abel, monje en una pequeña comunidad trapense granadina, el suceso que devuelve al mundo a los aislados y silenciosos habitantes del convento que, bajo la dirección del prior, intentan encajar lo ocurrido y preservarlo de la curiosidad exterior.
Pombo dirige nuestra atención hacia el dilema, no resuelto por Abel, entre la exaltación del yo que encierran sus tendencias literarias y su disolución en el ritual religioso, entre el diálogo con uno mismo a través de la expresión escrita o con Dios mediante la oración. Y es que la escritura individualiza mientras que las ascéticas reglas del convento buscan la feliz anulación de la conciencia individual en una mística comunión con Dios.

Además de la sentencia evangélica del título, encontraremos aquí otras constantes en la obra de Pombo: ese característico rasgo de estilo que le lleva a recrearse en la repetición allí donde otros buscarían sinónimos, o el trazo seguro a la hora de dibujar a los personajes secundarios, en este caso los que viven extramuros: la condesa de la Vela, amiga de juventud del prior y benefactora de la orden; su perpetua acompañante la agnóstica Margareta; o Miguel, el zafio e interesado sobrino de Abel. Pero sobre todos ellos se impone la figura de Miguel Beltrán, periodista y amigo de juventud del suicida, que arremete desde su columna contra el silencio culpable de los monjes y la ocultación de los documentos de aquel, en los que quiere encontrar el reconocimiento del fracaso espiritual de la comunidad.

Con el interés del grupo de Belarte por los escritos de Abel, nos habla también Pombo de ese afán tan extendido por hacer público aquello que no puede ser sino privado, un empeño que en realidad solo persigue encontrar las miserias niveladoras que confirmen la pertenencia de todos al rebaño, y así convertir en común lo que pretendía ser distinto.

Creo, por otra parte, no descubrir nada concluyendo que a la silenciosa impostura de Abel para el que “escribir es un intento impío de autocomprensión que deja a Dios de lado”, el autor opone la gozosa creación literaria como medio particular de redención.

Hasta aquí lo destacable, el resto es un discurso doctrinario que entusiasmará a algunos pero que alejará a parte del lectorado, y aunque convoque a Hegel, Husserl o Kierkegaard para sostener sus disquisiciones filosóficas, el planteamiento teológico de Pombo recuerda, más bien, cierta literatura confesional caída ya en el olvido. Nada que objetar, sin embargo, a un autor que acumula todos los premios literarios del país, aunque ese testimonio piadoso que supone la novela lo quieran enmarcar, algunos trasnochados, con antiguas y desafortunadas declaraciones del escritor.

Ficha técnica

Páginas: 256 | PVP: 18,90 €

En un pequeño convento trapense situado al sur de Granada, en el caserío de La Gorgoracha, aparece ahorcado el padre Abel, uno de los monjes, y a pesar de que ha sido un suicidio, el prior ha tomado la decisión de declarar el hecho como muerte accidental. El impacto brutal que lo ocurrido provoca en cada uno de los cinco miembros de la comunidad se verá agravado por la determinación un tanto morbosa de un intelectual mediático granadino por ahondar en la verdadera naturaleza de esa muerte y sacar a la luz el diario del fraile, en que previsiblemente daba razón de sus razones.

A pesar de la ocultación y la manipulación del prior, que quiere preservar la vida de quietud, oración y fe de su comunidad, la turbación invadirá el ánimo del resto de los monjes y provocará una conmoción que transformará sus vidas.

Una intensa novela en que la indagación espiritual y filosófi ca se entrelaza con una insospechada trama criminal, y que confirma a Pombo a la cabeza de la narrativa más intrépida y deslumbrante de nuestro país.

Reseñado por Rafael Martín

Escrito por Álvaro Pombo

(Santander, 1939) se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y es Bachelor of Arts en Filosofía (Birkbeck College, Londres). Residió en Inglaterra desde 1966 hasta finales de 1977.

Su obra narrativa lo ha consagrado como uno de los maestros indiscutibles de la literatura española contemporánea, con una obra única por su originalidad y solidez artísticas. Miembro de la Real Academia de la Lengua, ha publicado las novelas: El héroe de las mansardas de Mansard (Premio Herralde de Novela 1983), El hijo adoptivo, El parecido, Los delitos insignificantes, El metro de platino iridiado (Premio de la Crítica 1990), Aparición del eterno femenino contada por S. M. el Rey, Telepena de Celia Cecilia Villalobo, Donde las mujeres (Premio Nacional de Narrativa, Finalista Premio Europeo de Literatura Aristeion y Premio Ciudad de Barcelona 1997), La cuadratura del círculo (Premio Fastenrath de la Real Academia Española 1999), El cielo raso (Premio Fundación José Manuel Lara Hernández 2001 a la mejor novela publicada en español), Una ventana al norte, Contra natura (Premio Salambó y Premio Ciudad de Barcelona 2005), La fortuna de Matilda Turpin (Premio Planeta 2006),  Virginia o el interior del mundo y La previa muerte del lugarteniente Aloof. Es autor también de Relatos sobre la falta de sustancia y Cuentos reciclados; y de los artículos recogidos en Alrededores.

Su creación poética ha sido reconocida con el Premio de Poesía El Bardo por su obra Variaciones (1977), que se incluye también en el volumen Protocolos (1973-2003) recopilación de sus cuatro libros de poesía hasta la fecha. Recientemente, ha publicado el nuevo volumen Los enunciados protocolarios.

1 Comment to “Quédate con nosotros, Señor, porque atardece de Álvaro Pombo”

  1. El poeta, narrador y ensayista Enriquillo Sánchez será el escritor al que honrará este año la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo, la cual celebrará su décimo-quinta edición. El más importante evento cultural dominicano recordará además con diversas actividades el centenario de nacimiento del poeta y ensayista Héctor Incháustegui Cabral y del poeta y pintor Eugenio Fernández Granell, perteneciente a la emigración española de los años treinta y miembro de La Poesía Sorprendida. Del mismo modo, se unirá a las actividades conmemorativas del centenario de la actriz María Montés, con coloquios sobre su trayectoria, un ciclo de cine y un pabellón en su honor. El anuncio lo hizo el director general de la Feria del Libro, Alejandro Arvelo, quien señaló que la actividad se desarrollará este año del 18 de abril al 6 de mayo, teniendo a los países de Centroamérica como invitados de honor. Arvelo informó que existe un gran entusiasmo en toda Centroamérica para su participación en el magno evento que, como cada año, se realiza en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte. Escritores, editores y artistas de Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Panamá, tomarán parte de forma activa en el encuentro ferial dominicano. Enriquillo Sánchez, perteneciente a la denominada Generación de Postguerra, obtuvo diversos lauros como cuentista, poeta y ensayista, entre ellos el Premio Nacional de Poesía Salomé Ureña, el Premio Latinoamericano de Poesía Rubén Darío y el Premio Nacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña, además de los premios de cuentos de Casa de Teatro. Entre sus obras figuran, en poesía: Pájaro dentro de la lluvia (1983), Por la cumbancha de Maguita (1985), Convicto y confeso I (1989), y Memoria del Azar (1996). Igualmente, la novela “Musiquito”.

Comentar

Mensaje


Hit Counter provided by short sale specialist