Intemperie de Jesús Carrasco

90800_intemperie_9788432214721Intemperie es una de las suculentas apuestas nacionales para esta nueva temporada. Avalada por el éxito de su publicación por toda Europa antes de editarse siquiera, traslada al lector un sentido de responsabilidad grave. Que editores de trece países se unan para sacar a la luz simultáneamente esta obra, siendo una opera prima es algo que atrae ¿Realmente estará a la altura de estas expectativas? Sí, pero déjennos explicarnos.

Jesús Carrasco acaba de cumplir cuarenta años desde que naciera en Badajoz. Actualmente es redactor publicitario e Intemperie es su debut literario. La historia es sencilla. Hallamos a un chico, casi un niño agazapado en un encinar, semienterrado, mientras una partida compuesta por el alguacil, el maestro o otros hombres de la aldea le buscan. Nos hallamos en un espacio mesetario fácilmente identificable con la España central dentro una época que no nos interesa en absoluto pero que seguramente es el segundo cuarto del siglo pasado. Se ha escapado de la casa de su padre y su marcada obstinación por no ser descubierto presagia que su huida responde a algo peor que el castigo por ser encontrado.

Poco después se acerca a un cabrero, un pastor viejo, artrítico y solitario, quien sin ninguna muestra de cariño lo acoge durante unos días. Su huida se ve aderezada de la iniciación al pastoreo, búsqueda de agua y pastos, ordeño, caza menor para subsistencia. Todo ello como recuerda el titulo a la intemperie. El alguacil cada vez más va cerrando el cerco tras el chico en este paisaje seco y polvoriento.

El autor extremeño es capaz de dotar de protagonismo al paisaje rural, de ahí la comparación con Delibes. El aplastante peso de la supervivencia en este paisaje mortecino sirve para provocar la claustrofobia aún en espacios abiertos. El afán por omitir lugares, nombres y tiempo permite que nos centremos en los hechos no en lo accesorio. Todo lo que sucede está motivado por los protagonistas, no hay nada ajeno a ellos, por tanto Carrasco se olvida voluntariamente de lo que distraiga para centrarse en los graves hechos.

La novela es una obra lineal. No hay una sola regresión, todas las respuestas esperan adelante pese a que el lector intuya que el pasado es la clave. No ha sido fácil componer esta obra en recta sin necesidad de remembranzas, solo tenemos que acabarlo para hallar todas las respuestas.

Pese a ser lineal es un libro redondo, empieza y termina como debe hacerlo un clásico con todos los cabos cerrados y con un horizonte abierto.

Su vocabulario es extremo. Los términos poco habituales para el urbanita son muchos, poco a poco el lector va construyendo su corpus de términos propios de la trashumancia y la vida al aire libre, que quizás tarden en cuajar en su mente y darle significado. No obstante, no se regodea en frases innecesariamente largas ni altisonante. Mantiene los sentimientos a raya, pues en toda la obra únicamente siente el chico.

Aparte de Delibes y de la mayoría de los escritores españoles del nuevo realismo de posguerra hallamos los ecos de Hernan Rivera Letelier en el paisaje como protagonista, o de José Donoso en su intento de marcar la impresión de agobio que el pasado y el paisaje dibujan en los personajes.

Resumiendo, Intemperie es un clásico que se podrá leer durante mucho tiempo sin que nadie le ponga reparos. Una obra comprometida sin concesiones a la bajeza salvo la humana. En su debe marcamos una entrada en la historia titubeante que junto con la fama que le precede provoca cierta desconfianza. Por eso les aconsejamos que sigan adelante pues su lectura es exponencial, va ganando y multiplicándose página a página.

Ficha técnica

Páginas: 224
PVP: 16,50€

Un niño escapado de casa escucha, agazapado en el fondo de su escondrijo, los gritos de los hombres quelo buscan. Cuando la partida pasa, lo que queda ante él es una llanura infinita y árida que deberá atravesar si quiere alejarse definitivamente de aquello que le ha hecho huir. Una noche, sus pasos se cruzan con los de un viejo cabrero y, a partir de ese momento, ya nada será igual para ninguno de los dos.

Intemperie narra la huida de un niño a través de un país castigado por la sequía y gobernado por la violencia. Un mundo cerrado, sin nombres ni fechas, en el que la moral ha escapado por el mismo sumidero por el que se ha ido el agua. En ese escenario, el niño, aún no del todo malogrado, tendrá la oportunidad de iniciarse en los dolorosos rudimentos del juicio o, por el contrario, de ejercer para siempre la violencia que ha mamado.

A través de arquetipos como el niño, el cabrero o el alguacil, Jesús Carrasco construye un relato duro, salpicado de momentos de gran lirismo. Una novela tallada palabra a palabra, donde la presencia de una naturaleza inclemente hilvana toda la historia hasta confundirse con la trama y en la que la dignidad del ser humano brota entre las grietas secas de la tierra con una fuerza inusitada.

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por Jesús Carrasco

Nació en Badajoz en 1972 y en 2005 se trasladó a Sevilla, donde reside en la actualidad. Desde 1996 trabaja como redactor publicitario, actividad que compagina con la escritura. Intemperie le ha consagrado como uno de los debuts más deslumbrantes del panorama literario internacional. La novela, que ha tenido una entusiasta acogida en las mejores editoriales extranjeras antes incluso de su publicación en España, se editará en trece países.

26 Comments to “Intemperie de Jesús Carrasco”

  1. […] dejo aquí y aquí otro par de reseñas de  la novela. Otro día […]

  2. Pedro dice:

    Un libro fresco, de literatura rica y buen gusto, en el que la desnudez de los personajes y la escasez de los mismos se enriquece con una redacción cuidada y sublime, hasta tal punto que se embeleza el lector en los aconteceres de un niño y un viejo que apenas hablan en un entorno pobre y escaso. Enhorabuena por el libro. Me ha encantado.Pedro.

  3. cristina dice:

    Desde la primera página me recordaba a Delibes. Hacia tiempo que no leía algo tan distinto, tan bien conectado con la naturaleza, el campo, la España profunda.
    Su prosa a veces se hace poesía, las descripciones son impresionantes. “el agotamiento lo unía a la tierra.
    El título, ni que decir tiene, no podía estar mejor elegido.
    El niño asustado, temeroso, desconfiado, desprotegido, aprendiendo a sobrevivir en un terreno hostil e inclemente; el cabrero enfermo y viejo que da cobijo y protección cuando el niño no creía que la bondad existiera. El homenaje final del niño al cabrero, parece que uno lo está viendo en vez de leyendo.
    ENHORABUENA a su autor y que nos siga deleitando con obras estupendas, como ésta.

  4. Javier Gimeno dice:

    Novela magistral sin duda, que no parece ser la primera de quien ya es un gran escritor con un extraordinario dominio del lenguaje poético capaz de reflejar la realidad más cruda y más cruenta. Novela testimonio y metáfora de la vida misma para millones de personas solas, desamparadas, indefensas, obligadas a sobrevivir de la peor manera posible, incluida la violencia. Un autor al que hay que seguir en su andadura porque todo apunta a que no va a defraudarnos en ningún momento.

  5. Blumy dice:

    un libro intenso, durissimo e dolce, con una scrittura limpida e avvincente. bellissimo !

  6. macate dice:

    Un niño y un viejo las dos etapas de la vida más indefensas, sobrevivendo en un mundo duro, carente de agua, de vida. Luchando con las mismas armas que han sufrido, la violencia, el abandono, la indignidad. Y al final unas gotas de agua, unas gotas de esperanza que recupera las fuerzas para continuar el camino de la dura vida.

  7. Veronica dice:

    un libro que te atrapa desde el primer momento. Una historia muy dura

  8. JBell dice:

    El autor describe muy bien la aridez con las plantas que detalla, el campo que han de recorrer, el castillo derruido y las vias de ferrocarril abandonadas y lo dura de la vida del cabrero, la poca comida que llevan etc…, pero lo duro del libro es la historia que cuenta, y es a pesar de esa dureza que los protagonistas, de los cuales ni siquiera nos da ni la edad, ni el nombre, acaban teniendo una relación entrañable, y sin pensarlo dos veces se dan la vida el uno al otro

    El cabrero no lo delata a pesar del castigo que sufre y luego El Niño vuelve a recogerlo tras el incidente del pueblo abandonado, a pesar de todo el sufrimiento, el cabrero va sembrando en el pequeño, lecciones de humanidad, que al niño le suponen un gran esfuerzo aceptar

    La dura historia del niño se va intuyendo y acaba siendo confirmada por el relato pero siempre sin decir ni palabra del asunto de fondo, bonito recurso literario dejar que lo vayamos descubriendo

  9. camandulas dice:

    Delibes, un poco del tremendismo del primer Cela y hasta unas gotas de western, todo ello adrezado con un convincente léxico rural. No aporta nada pero se lee con gusto.

  10. santiago Labrador P dice:

    Obra de una frescura inusual .las grandes verdades,el bien,el mal,los espacios duros y los horizontes sin fin y sin nombre son los testigos mudos de un relato lineal donde los personajes encuentran la censura o aprobacion’ a sus actos,con el unico juicio previo de los hechos: paradigma biblico : ojo por ojo…ireversible realidad del tiempo y escapada sin fin para una ninez sometida,con el refrigerio de una lluvia en libertad de un Dios desconocido que sobrevuela toda la obra. . Felicidades a J. Carrasco .

  11. Lector 327 dice:

    No entiendo nada. Llego a la conclusión de que no entiendo nada de literatura.¿Pero cómo se puede decir todo esto de una novelita cortita en todos los sentidos, que no me ha enseñado nada ni me ha hecho sentir nada, donde todo es previsible, lleno de estereotipos y donde el lenguaje es tan pelón -parece un manual de tecnicismos sobre el campo- como el paisaje que intenta describir? Vaya cóctel de estilos, vaya españolada rancia en el peor de los sentidos, y vaya tomadura de pelo.
    Pero lo dicho: no debo de entender nada.

    • admin dice:

      “se trata de un relato muy bien escrito, con una riqueza de lenguaje sorprendente y una potencia de recursos capaz de mantener la tensión narrativa sin necesidad de acudir a elementos ajenos a las propias reglas de juego. Y en esta época del año, tan dada a los recuentos y las clasificaciones, valga mi voto como una modesta contribución a resaltar una de las mejores novelas española de 2013. ”
      http://www.elboomeran.com/blog/189/critica-literaria-de-javier-fernandez-de-castro/
      Para mí Javier Fernández de Castro es uno de los mejores críticos literarios españoles. Curiosamente está crítica es de esta misma semana.

    • manuel dice:

      llevas razón, no entiendes nada, vuelve a leer y disfruta de la belleza única de su léxico, de sus metáforas etc y entenderás porque algunos pasamos de otros autores españoles

    • mANUEL mOYA dice:

      Pues sí. Se ve que entiendes poco … o nada. Con perdón. Y sí, tu comentario sí que parece un cóctel. Salvo desbarrar no consigo sabe de qué novela estás hablando. Desde luego no de Intemperie. Parece incluso que te molesta que esté ambientada en el campo, pero no, está ambientada en el alma humana. De ese paisaje habla. Claro que es mucho más difíçil de discernir, ¿no será eso lo que en realidad te descentra?

    • pedro dice:

      Tienes razón no entiendes nada.

    • Pablo dice:

      Qué razón tienes. Me costaba creer que nadie se hubiera dado cuenta de lo prescindible que es este libro

    • Antonio dice:

      Yo tampoco entiendo nada, una colección de “lugares comunes” por donde desfilan desde las hormigas de GArcía Marquez hasta las arideces de Rulfo y pasando como no, por Padre Padrone, y por si fuera poco: escenas repetidas casi con las mismas palabras, errores imperdonables como serones que se queman y reaparecen otra vez en el absurdo de los absurdos y suma y sigue. Fallos que un corrector de word detectaría en cinco minutos, incomprensibles en un novelista-realista y fallos argumentales que demuestran que el autor no ha visto nunca escenas que describe. Oportunista eso si. Calidad aceptable para un relato largo, pero no para una novela. Llevo cincuenta años leyendo cosas y aún me asombro ante tamañas argucias de las editoriales para sacar adelante sus productos.

    • Manuel dice:

      efectivamente, no entiendes nada

  12. Coro dice:

    Lo mejor que he leído hace tiempo. Muy crudo, muy verdad me recuerda a las mejores descripciones de MUñoz Molina en Plenilunio. los pelos de punta. me lo regalo una amiga de Olivenza

  13. Alexander Ucke dice:

    Es un libro con un vacabulario extenso, a veces un tanto rebuscado. Me fascinó por el aumento paulatino y permanente de las situaciones vividas por el chico. El cuento demuestra con mucha emoción que la vida tiene facetas mucho más dramáticas que – por lo general – llenarse de chamullo y palabras vacías.

    Lo que me irritó era, que tratándose de un cuento de un nino y un viejo cabrero, porque se ve en la solapa del libro la cabeza de una oveja. Acercándome hacia las últimas páginas del libro yo esperaba que el nino, dado que solo le quedaban tres cabras, el burro y el peroo, se encontrase con un rebano de ovejas en un paraje mucho más verdoso y fructífero para sustentar su vida y la de su familia que formaría con más optimismo de lo que le había ensenado su propia pugna por sobrevivir. En fin, hay muchos sentimientos contrarios en mi referente a esta narración por cierto apasionante.

    El que me quiera contestar bién podrá hacerlo a alexander.ucke@web.de

  14. Carmen dice:

    La narración es espléndida y el tema universal. Me ha recordado mucho al Coetze de Desgracia o Waiting for the Barbarians.

  15. Flix dice:

    En mi opinión, se trata tan sólo de un secuela extemporánea de la moda de los relatos rurales, que tanto papel llenaron en la posguerra española, con la diferencia de que en su momento fueron innovadores, y sus autores muy cercanos al genio.
    Me parece que este “librito”, en todos los sentidos, no es más que un mero ejercicio de un autor que está encantado de haberse conocido, y más encantado aún de leerse, olvidando que la literatura ya no debe pretender arrancar al lector su admiración por lo bien que se maneja el lenguaje. El verdadero protagonista de la literatura, desde hace ya tiempo, es el lector, al que se olvida totalmente en este caso.

  16. eva dice:

    Maravilloso!! Me ha hecho recordar vocablos de mis veranos infantiles en la meseta castellana… y ha conseguido tansmitir sentimientos sencillos, como el paisaje donde se desarrolla

  17. Pindaro dice:

    Bueno, sí, no está mal pero…buf…no sé…Sí veo a Delibes asomando la naríz por ahí, esas pinceladas de western que dicen algunos…sí, también, si me pongo a revisarlo quizás sí…pero no sé, me he quedado un poco traspuesto con esta obra. Esperaba más y seguramente es porque la he leido ahora, cuando ya es conocida por la gran mayoría, han salido críticas por todos lados, etc., y uno se ha hecho una idea preconcebida no por uno mismo sino por lo que ha oido. No está mal pero creo que podría haberle sacado muchísimo más jugo a ciertos personajes y también a ciertas situaciones que se dan.

  18. DELBA dice:

    Me parece una novela estupenda, mi paisano ha debutado por la puerta grande, felicidades

  19. MONTSE CASI dice:

    Lo he leído de un tirón, sin importarme las horas que debía dormir.
    Me ha encogido el alma: me ha hecho odiar la negrura de algunos corazones y admirar las heridas que dejan en la piel las dificultades de una vida sencilla. Me ha mostrado la imagen de la esperanza depositada en el crecer de nuestro hijos. Y no me ha decepcionado el lenguaje literario de la narración. Como lectora ¿qué más puedo pedir?

  20. Nely García dice:

    Una obra donde el autor refleja lo peor y lo mejor, de los seres humanos. Los contrastes están presentes y se entremezclan, con las aberraciones y maldades, cometidas por uno de los personajes, y el desprendimiento, bondad y sabiduría de otro.

Comentar

Mensaje


Hit Counter provided by short sale specialist
[ + ]