Vacilación – Anthony Burgess

Como el subtítulo original avanza, esta es una novela de espías escatológica. ¿Por qué escatológica? Vayamos al título, magníficamente traducido por Colmenares. Vacilación, o lo que es lo mismo: duda. Literalmente, el título original sería, literalmente, algo así como temblor de intención; y cuando las intenciones «tiemblan», es que estamos dudando entre tomar una u otra decisión. Efectivamente, el protagonista es el espía británico Hillier hombre que ha subido ―y bajado― muchas colinas (hills, en inglés), que se ve inmerso en una suma de dudas, no sólo sobre lo que ha de hacer ―porque las circunstancias cambian constantemente y debe resolver nuevos problemas― sino porque ya en su historia personal acumula unas dudas de tipo religioso y trascendental sobre la vida y la muerte. Y ahí enlazamos con el adjetivo «escatológico»: las digresiones sobre el más allá, la muerte, el pecado y la culpa, alternando con el otro sentido de lo escatológico, es decir, con la parte más cotidiana: sexo, bebida y comida, así como la muerte real, la que salpica; todo ello parece ser un conjunto de fuerzas determinantes en el protagonista y que le colocan en situaciones francamente desagradables en una fase postrera. LEER MÁS

El agente Hillier, cuya moral es bastante dudosa, ―aficionado, además, al sexo, al alcohol y a la buena mesa― está a punto de realizar la que espera ser su última misión para el MI6: recuperar para Occidente a un científico que se ha pasado al lado soviético. Para ello debe viajar, bajo identidad falsa, en el barco Polyolbion hasta Yarylyuk, en el Mar Negro, donde Roper, casualmente amigo de la infancia, participa en una convención científica. En la primera parte de las cuatro en que se divide la novela, nos cuenta justamente cómo se conocen y qué relación amistosa mantuvieron en sus años infantiles y juveniles.

Pero en el trayecto marino, que ocupa la segunda parte, Hillier tiene diversos encuentros con personajes variopintos: la atractiva jovencita Clara y su hermano Alan, un insoportable sabelotodo, la voluptuosa Devi, a la que conoce fortuitamente en la ducha, y que es la secretaria de Theodorescu, un magnate gordo y desagradable que oculta intenciones aviesas, y que recuerda al Hombre Gordo de El Halcón Maltés. En la tercera parte se desarrolla el encuentro con Roper; las situaciones dramáticas se disparan y hay inesperadas apariciones y desenlaces. En la cuarta y última parte, a modo de epílogo, vemos al protagonista con una nueva identidad, años más tarde, reencontrándose con sus viejos conocidos del barco.

Una novela que, a la par que sigue el esquema habitual de las novelas de espías, plantea, como en casi toda la obra de Burgess, los eternos problemas que le preocupan: la cuestión del Bien y el Mal, la muerte, el amor y el sexo, la fidelidad, la traición. Todo ello ensamblado con dosis de humor ―a veces, un humor negro― y con jugosas digresiones sobre el arte y la cultura. Escrita en los años sesenta, en los que aún la guerra fría y las inquietudes sobre el incierto futuro político, la cercanía de las grandes guerras, etc. son elementos que gravitan sobre los escritores de esos años. En suma, una obra que mantiene el interés, que tiene suficientes dosis de intriga y tensión, como de humor y reflexiones más allá de la simple acción.

Anthony Burgess (Manchester, 1917-Londres, 1993) seudónimo de John Burgess Wilson, fue todo un virtuoso en el sentido renacentista del término: escritor, guionista, poeta, compositor, lingüista, traductor y crítico literario. Nacido en el seno de una familia católica, cursó estudios de literatura y filología, y tras servir en el ejército durante la II Guerra Mundial, realizando labores de inteligencia militar, debido a su dominio de diversas lenguas, ejerció como docente en la Universidad de Birmingham. En el 54 pasó unos años trabajando en Malasia y Brunei, en el Servicio Colonial británico. De sus experiencias allí surgió la Trilogía Malaya. Su novela más famosa, La naranja mecánica, fue llevada al cine con gran éxito. Una larga lista de novelas le confirma como un escritor de reconocido prestigio, si bien personalmente era un hombre muy conflictivo, y con los inevitables problemas que el catolicismo provoca en los escritores británicos.

Ariodante

FICHA DEL LIBRO

Título: Vacilación | Autor: Anthony Burgess | Traducción: David Horacio Colmenares | Editorial: Acantilado | Páginas: 304 | Precio : 22€ | Reseñado por: Ariodante |

3 Comments to “Vacilación – Anthony Burgess”

  1. I like your style: brief and informative

  2. Excellent blog. I appreciate for this informative and interesting stuff.you have shared very informative points.
    Thanks
    Truck Accidents Attorney

  3. Case Funding dice:

    This data is magnificent. I am impressed with your writing style and how properly you define this topic. It’s simple and point to point.Thanks for sharing this informative post.
    Legal Finance

Comentar

Mensaje


Hit Counter provided by short sale specialist